Evaluación, promoción y titulación en Bachillerato

Evaluación en Bachillerato

La evaluación tendrá un carácter continuo, esto implica la utilización de técnicas, procedimientos e instrumentos diversos para llevarla a cabo y que deberán permitir la constatación de los progresos realizados por cada alumno teniendo en cuenta su situación inicial y atendiendo a la diversidad de capacidades, actitudes, ritmos y estilos
de aprendizaje. Además, su carácter formativo servirá para orientar los procesos de enseñanza y aprendizaje que mejor favorezcan la adquisición de las competencias clave y la consecución de los objetivos educativos. Para lograr este carácter formativo es aconsejable utilizar actividades de autoevaluación, coevaluación o evaluación entre iguales, de manera que el alumno pueda participar en su evaluación y sea consciente de sus aciertos y errores.

Con el fin de garantizar el derecho que asiste a los alumnos a que su dedicación, esfuerzo y rendimiento sean valorados y reconocidos con objetividad, se darán a conocer los contenidos, criterios de evaluación y los estándares de aprendizaje evaluables, así como los procedimientos e instrumentos de evaluación y criterios de calificación, así como los criterios de promoción que se establecen en este Proyecto Educativo.

Las observaciones, correcciones, resultados de ejercicios… se trasladarán siempre a los alumnos, en un plazo razonable de tiempo, que no excederá de 15 días según art.82 del RRI, para que cumplan la función de evaluación formativa.

El equipo docente constituido por el conjunto del profesorado del alumno, coordinado por el tutor y asesorado, en su caso, por el especialista en psicopedagogía del departamento de orientación, actuará de manera colegiada a lo largo del proceso de evaluación y en la adopción de las decisiones resultantes del mismo. Adoptará por mayoría simple las decisiones que correspondan en materia de promoción y titulación.

Los resultados de la evaluación (de 0 a 10) se expresarán en los siguientes términos: Insuficiente (IN), Suficiente (SU), Bien (BI), Notable (NT), Sobresaliente (SB), considerándose calificación negativa el Insuficiente y positivas todas las demás. Únicamente en la convocatoria de la prueba extraordinaria, cuando el alumno no se presente a dicha prueba, se consignará la expresión “No presentado” (NP) en los documentos de evaluación. La situación de No Presentado se corresponderá con la calificación obtenida para la misma materia en la evaluación final de curso ordinaria, que aparecerá entre paréntesis a continuación de las siglas NP.

La acumulación de faltas puede acarrear la imposibilidad de la aplicación del proceso de evaluación continua. El Decreto 249/2007 de 26 de septiembre por el que se regulan los derechos y deberes del alumnado y normas de convivencia de los centros docentes no universitarios sostenidos con fondos públicos del Principado de Asturias, en su capítulo V, artículo 36.3, indica que los planes integrales de convivencia de los centros establecerán el número máximo de faltas de asistencia por materia, asignatura o módulo y a efectos de aplicación del proceso de evaluación continua. El artículo 101.3 de nuestro Reglamento de Régimen Interior recoge el número de faltas en que se puede producir tal situación:

La falta de asistencia de un alumno al 20 % de las clases de una materia durante un período de evaluación, independientemente de su justificación, puede suponer la pérdida del derecho a la evaluación continua. Tal procedimiento se decidirá por el equipo directivo a propuesta del tutor o del profesor afectado por las ausencias. En aquellos casos en que se produzca esta circunstancia, al alumno se le evaluará según lo establecido a este respecto en la programación de la materia y siempre referido al período de evaluación en que se encuentre.

Las sesiones de evaluación (art. 6 de la Resolución de 26 de Mayo) tendrán lugar al menos una vez al trimestre, en las fechas establecidas en la PGA y cada familia recibirá información por escrito del resultado de cada una de ellas. De igual manera serán informados, durante el primer trimestre, a través de las sesiones de tutoría y las reuniones con las familias, del derecho que les asiste a formular reclamaciones en los términos establecidos en los artículos 16 y 17 de la Resolución de 26 de Mayo de 2016.

El equipo docente, constituido por el profesorado de cada alumno y coordinado por quien ejerza la tutoría, valorará su evolución en el conjunto de las materias y su madurez académica en relación con los objetivos del Bachillerato así como, al final de la etapa, sus posibilidades de progreso en estudios posteriores, de acuerdo con los criterios expresados en el apartado correspondiente.

La última de las sesiones de evaluación tendrá carácter de evaluación final ordinaria, y en ella se evaluará y calificará al alumnado del grupo.

La evaluación final, ordinaria o extraordinaria, de las materias pendientes de primer curso se realizará en el transcurso de la sesión de evaluación final, ordinaria o extraordinaria, correspondiente al segundo curso.

Después de cada sesión de evaluación, el tutor de cada grupo entregará por escrito la información derivada de esa sesión a cada uno de los alumnos para que sean informados sus progenitores o tutores legales. Se incluirá en estos boletines la información relativa al seguimiento de las materias pendientes. Estos boletines informativos, que deberán devolverse firmados por el padre/madre/tutor legal al inicio del trimestre siguiente, constituyen un documento oficial para el centro y la manipulación o alteración fraudulenta de su contenido constituirá una conducta gravemente perjudicial para la convivencia (art. 39, f) del Decreto 249/2007) y será sancionada como tal. El boletín de evaluación correspondiente a las evaluaciones finales, ordinaria y extraordinaria si procede, incluirá además de las calificaciones finales la información sobre la decisión de promoción o, en su caso, de titulación.

El centro organizará pruebas extraordinarias en el mes de septiembre para el alumnado con evaluación negativa en alguna materia al término de la evaluación final ordinaria de 1º de Bachillerato y en el mes de junio para el alumnado de 2º de Bachillerato. En este sentido, este Proyecto establece, con carácter general, que las pruebas extraordinarias que cada programación docente señale podrán ajustarse a diferentes modelos (pruebas escritas u orales, realización de trabajos, presentación de tareas incluidas en el plan de actividades de recuperación antes citado, etc.), tal como se establece en el art. 9 de la Resolución de 26 de Mayo. Será diseñada por los órganos de coordinación docente responsables de cada materia y únicamente se les evaluará de los contenidos no superados.

Para los aspectos referidos a los procesos de evaluación del alumnado no contemplados en este proyecto se atenderá a lo que dispone la Resolución de 26 de Mayo (alumnado con necesidad específica de apoyo educativo, con necesidades educativas especiales, altas capacidades, incorporación tardía, etc.)

Promoción en Bachillerato

Al finalizar el primer curso, y como consecuencia del proceso de evaluación, el profesorado de cada alumno adoptará las decisiones correspondientes sobre su promoción al segundo curso. Se promocionará al segundo curso cuando se hayan superado todas las materias cursadas o se tenga evaluación negativa en dos materias como máximo. Quienes promocionen al segundo curso sin haber superado todas las materias, deberán matricularse de las materias pendientes del curso anterior y seguir el programa de recuperación que el órgano de coordinación docente establezca. El órgano de coordinación docente, con la colaboración del profesor tutor informará sobre el contenido del programa de recuperación a cada alumno y a sus padres o tutores legales. Dicho programa incluirá:

  • Plan de trabajo y las actividades de recuperación
  • Sistema de evaluación y programación de las pruebas parciales que se organicen para verificar la recuperación de las dificultades que motivaron la no recuperación de la materia.
  • El profesorado responsable del seguimiento, aplicación, evaluación y calificación de la materia no superada
  • Las sesiones lectivas específicas que se destinen a la aplicación del programa, si la organización del centro lo permite.

Los Departamentos en cuyo plan de recuperación se establezcan pruebas parciales de las materias pendientes, informarán a los equipos docentes en cada una de las sesiones de evaluación de las calificaciones obtenidas en dichas materias. Después de cada sesión de evaluación el tutor informará por escrito de dichas calificaciones a los padres o tutores legales mediante los boletines de notas.

Permanencia

Cuando un alumno, al término de la evaluación final, tenga un número de materias no superadas de primer curso superior a dos debe permanecer un año más en primero y cursarlo de nuevo en su totalidad. Los alumnos que al término del segundo curso hubieran tenido una evaluación negativa en algunas materias podrán matricularse de ellas, sin necesidad de cursar de nuevo las materias superadas u optar por repetir el curso completo. Para que este alumnado pueda preparar las pruebas de acceso a la Universidad podrá recibir las enseñanzas correspondientes a las materias superadas, siempre que no se supere en dicha materia el número de alumnado por aula establecido en la normativa vigente y que el alumno asuma el compromiso expreso de asistencia y trabajo que exige el desarrollo normal de los procesos de enseñanza y aprendizaje, para lo cual firmará dicho compromiso como anexo a la solicitud de matrícula. A los efectos de control de absentismo y de aplicación de las normas de convivencia, este alumnado tendrá idéntica consideración que el restante alumnado. En cualquier caso, para garantizar el desarrollo normal de los procesos de enseñanza y aprendizaje, el número de faltas de asistencia injustificadas que ocasionarán la suspensión definitiva del derecho de asistencia a estas clases de materias ya superadas es el que se recoge en el RRI del centro y que se concreta al igual que para la propuesta de pérdida de evaluación continua, por cada uno de los tres trimestres, en el 20% de las horas de la materia. Cada profesor de la materia ya superada por el alumno llevará el control de las faltas de asistencia en su materia, recabará la justificación de las inasistencias y propondrá al equipo directivo, cuando proceda, la suspensión definitiva del derecho de asistencia a las clases de dicha materia.

Acreditación de conocimientos previos

Cuando un alumno solicite un cambio de modalidad y tenga superadas todas las materias de primer curso puede solicitar al Director del centro la autorización para no cursar la materia de primer curso que tenga prelación sobre la de segundo por acreditar los conocimientos previos necesarios para poder seguir con aprovechamiento la materia de segundo, mediante la realización de una prueba que se realizará antes del comienzo del curso. Asimismo, el alumno podrá cambiar el idioma que haya cursado como materia común Lengua extranjera I y/o como materia optativa Segunda lengua extranjera I al pasar de primer curso de Bachillerato al segundo curso o en el caso de repetición completa o parcial del segundo curso, previa solicitud a la Dirección del centro docente en el momento de la matrícula y en todo caso antes del inicio de las actividades lectivas del segundo curso. En cualquiera de los dos casos, cuando el alumno lo solicite, el Director encargará al órgano de coordinación docente correspondiente la organización, diseño y aplicación de dicha prueba que se atendrá a los contenidos establecidos en la programación docente correspondiente. Este mismo órgano será el encargado de su corrección y calificación, que será de apto o no apto. La calificación de apto tendrá como único efecto habilitar al alumno para cursar la materia de segundo con que exista prelación o bien el cambio de idioma. En ningún caso podrá considerarse como superada la materia de primer curso a efectos del cómputo de materias necesario para la obtención del título de Bachiller y el resultado de la prueba no computará a efectos del cálculo de la nota media del Bachillerato.

Titulación en Bachillerato

Para obtener el título de Bachiller será necesaria la evaluación positiva en todas las materias de los dos cursos de Bachillerato.

El equipo docente, constituido por los profesores de cada alumno y coordinados por el profesor tutor, valorará su evolución en el conjunto de las materias y su madurez académica en relación con los objetivos del bachillerato así como, al final de la etapa, sus posibilidades de progreso en estudios posteriores.

En el caso de que un alumno de 2º de Bachillerato tenga pendiente de superación una sola materia se procederá a valorar su madurez académica y sus posibilidades de progreso en estudios posteriores cumplimentando el Anexo al acta de sesión de la evaluación. A efectos de establecer un criterio objetivo de madurez académica, se tendrán en cuenta las siguientes condiciones:

  • Que la nota media obtenida por el alumno en el resto de materias de 2º curso sea de, al menos, 6 puntos.
  • Que el alumno haya demostrado, a juicio del profesor, durante el curso una actitud responsable frente a la materia en cuestión: asistiendo regularmente a las clases, realizando las tareas y acudiendo a las pruebas convocadas.
  • Que la calificación obtenida en la materia objeto de revisión sea de 3 puntos o más.
  • Que el alumno haya recibido o no amonestaciones o sanciones a lo largo del curso, especialmente si las amonestaciones se deben a faltas relativas a discriminación por cualquier condición, violencia de género o contra personas con discapacidad.

Respecto a la posibilidad de proseguir estudios posteriores, el equipo docente valorará si el itinerario elegido por el alumno tanto en 1º como en 2º, es coherente con los estudios posteriores que quiere hacer y tendrá especialmente en cuenta las materias cursadas que estén especialmente relacionadas con dichos estudios, así como la calificación obtenida en ellas.

Si el equipo docente estima que el alumno ha alcanzado la madurez académica en relación con los objetivos de Bachillerato y que tiene posibilidades de proseguir estudios posteriores, el tutor propondrá al profesor de la materia suspensa que reconsidere su nota.

Todo este proceso quedará recogido en el acta de desarrollo de la sesión que el tutor redacte, tanto si se produce la rectificación como si se mantiene la calificación inicial. El boletín de notas que se entregue a este alumno incluirá una diligencia en la que conste que se ha valorado su madurez académica y sus posibilidades de proseguir estudios posteriores, así como el resultado de esa valoración.

Los equipos docentes de segundo curso podrán conceder la mención de “Matrícula de honor” al alumnado que haya superado todas las materias del Bachillerato y cuya calificación global entre las materias de segundo curso sea 9 o superior. La proporción para la concesión de la mención citada es de una por cada 20 alumnos de segundo de Bachillerato del centro o fracción de 20. Si el número de alumnos fuese inferior a 20 se podrá conceder una única “Matrícula de honor”.

El criterio para el otorgamiento de las menciones será el de ir asignándolas, a partir de la nota media más alta de segundo curso, independientemente de la modalidad y vía cursada, siguiendo en orden decreciente hasta cubrir el número de menciones que corresponda cada año al centro en función de la cantidad de alumnos. Si en este ordenamiento se produjesen empates entre alumnos se resolverán mediante sorteo.

Los criterios para la selección del alumnado que el centro propone para la concesión de las becas de la fundación Ramón Areces serán los que siguen:

  • Ordenar el alumnado que obtiene el título de Bachillerato en la convocatoria ordinaria según nota media de la etapa. Si hubiese empates se resolverán mediante sorteo.

Estas becas están destinadas a alumnado que vaya a cursar un grado universitario oficial lo que requiere la justificación de estar matriculados en una universidad.